Noticias de la rebelión, la rebelión está en todas partes

08.Nov.05 :: Estudiantiles

Enterate sobre las reformas al reglamento de éxamenes extraordinarios en CCH\’S

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google

Lee el punto de vista de profesores sobre las reformas a las evaluaciones extraordinaria en cch\’s que las autoridades de la rectoría pretenden imponer.




Presentación
La semana pasada se nos entregó a los profesores del CCH Azcapotzalco el documento “Lineamientos generales para le evaluación extraordinaria (elaboración y aplicación del examen extraordinario) del Colegio de Ciencias y Humanidades”, el cual fue aprobado por el Consejo Técnico el 29 de septiembre. La reflexión sobre este documento es de suma importancia, porque desde nuestro punto de vista, la reprobación de los exámenes extraordinarios es evidentemente una consecuencia directa de la evaluación de los exámenes ordinarios; sin embargo, esta situación no fue considerada en primer plano como hubiera sido lógico.
Pero vayamos por partes. El Reglamento General de Exámenes de la UNAM alude a las evaluaciones de los exámenes ordinarios en su Capitulo II, artículos 10, 11, 12 y 13. Desafortunadamente aunque es explícito el derecho el derecho de los alumnos a dos vueltas en exámenes ordinarios como lo indica el artículo 11, las autoridades y el Consejo Técnico aprobaron y publicaron en la Gaceta CCH del 16 de agosto de 2004 el calendario para el periodo 2004-2005, y anota de píe de página aparece la indicación de que “En el sexto semestre para cumplir de pase reglamentado no hay primera y segunda vuelta de exámenes”, lo cual constituye una flagrante violación a los derechos de los alumnos, y de la cual no existe a la fecha ningún pronunciamiento. No es congruente que la institución apruebe por un lado nuevos lineamientos para la evaluación de los exámenes extraordinarios, cuando por otro se violenta lo dispuesto para los exámenes ordinarios, actividad que en el contexto universitario es reconocida y programada públicamente en todas las escuelas y facultades de la UNAM. Además no existen estudios que sustenten el impacto que tiene la primera y segunda vuelta de exámenes ordinarios en el fenómeno de la reprobación y mucho menos la segunda vuelta como probable mecanismo de compensación de dicho fenómeno, ya que ni siquiera se ha aplicado.
Por otro lado hay consideraciones en el documento que también son motivo de reflexión, mismas que a continuación comentamos:
1.- Si se hizo un diagnóstico más preciso sobre el diseño, aplicación y resultado de los exámenes extraordinarios, preguntamos ¿por qué no se dieron a conocer los resultados, antes de aprobar el documento en cuestión?.
2.- Con la frase “es necesario que el diseño de instrumentos de evaluación más confiable” se infiere que los exámenes extraordinarios son poco confiables, y si esto es así, entonces ¿qué validez tuvo el diagnóstico al que se refiere el documento?
3.- Se dice en el documento que “es primordial regular y garantizar que los exámenes extraordinarios reflejen los aprendizajes señalados en los programas indicativos”, pero resulta que en este momento coexisten generaciones de alumnos que iniciaron sus estudios de bachillerato con el plan de estudios de 1977, con generaciones de alumnos que los iniciaron con el plan de estudios ajustados de 2002. En este sentido preguntamos ¿cuáles son las guías y programas indicativos a los que se refiere el documento?
4.-Da la impresión que el documento encuentra como respuesta a los problemas académicos y de aprovechamiento de los exámenes extraordinarios, la centralización de su elaboración en las instancias de la dirección. Consideramos que el problema de la reprobación en general (aproximadamente 95% en promedio –Azcapotzalco-) que el cambio de instancias y atribuciones pudieran no resolverlo.

Es meritorio que se ponga atención a los problemas educativos de la institución, lo cual debe reconocerse, pero es preocupante que se tomen decisiones sin medir estudios serios, y sean solo apreciaciones que, con base en lo expresado en los párrafos anteriores, no son parte de una política educativa del Colegio, ni mucho menos forman parte de una estrategia de planeación y evaluación. Con el afán de motivar la discusión sobre el documento “Lineamientos generales para la evaluación extraordinaria (elaboración y aplicación del examen extraordinario) del Colegio de Ciencias y Humanidades”, en este número de Visión Académica, reproducimos de manera íntegra el capítulo primero, segundo y tercero del Reglamento General de Exámenes de la UNAM. (Ver)